01/10/2015

Cómo limpiar un horno

Tienes prisa, ¿verdad? ¿O es que lo que ocurre es que no eres un fanático de limpiar tu horno? Seamos sinceros, nadie lo es. Y todos necesitamos un milagro para salir del paso lo más rápido posible. Y más ahora, cuando las fiestas le han pasado factura al protagonista de la buena cocina navideña. Limpiarlo en menos de una hora es un sueño que podría hacerse realidad, pero solo si sigues nuestros consejos. ¿Te atreves a descubrir los secretos que te ofrecemos a continuación para saber cómo limpiar un horno?

El correcto uso y mantenimiento del horno nos ayudará a conservarlo en buen estado durante más tiempo y así ahorrarnos costosas reparaciones. Para ello, es fundamental aprender cómo limpiar el horno. Pero también es importante recordar que hay que cuidarlo adecuadamente y evitar usos inapropiados. Una recomendación es que evitemos colocar nada para cocinar en el horno en su parte inferior y, en caso de hacerlo, deberíamos usar una bandeja resistente al calor o papel de aluminio para no dañar el esmalte del interior. Tampoco se debería cocinar en la propia bandeja del horno para no estropearla, sino que es recomendable usar otra bandeja. 

Cómo limpiar un horno con función autolimpieza

Y, ahora sí, vamos al meollo de la cuestión: la limpieza del horno. Para limpiar un horno muy sucio hay varias opciones, pero la más rápida siempre será la que incluya un sistema de autolimpieza. Aunque no lo creamos, muchos cuentan con esta facilidad, algo que alegrará a todos aquellos que no suelan eliminar la suciedad de su horno con cierta frecuencia.

Además de la pirólisis, existe otro sistema basado en agua. Dependiendo del fabricante, este sistema puede denominarse Aqualisis (Balay), AquaSmart (Cata), AquaClean (Zanussi, qubbos) e incluso Hydroclean o Dualclean (Teka).

Si tu horno es pirolítico, significa que calienta a una temperatura tan alta que hace que los restos de lo cocinado se reduzcan a ceniza y no se acumulen en las paredes. Llega la hora de ponerse manos a la obra, así que solo debes seguir estas instrucciones para que no te pases media vida con el trapo en la mano. 

  1. Para empezar, debes quitar las rejillas y bandejas del horno, aunque en algunos modelos no es necesario, y meterlas en el lavavajillas o dejarlas en el fregadero, donde puedes lavarlas con jabón de fregar frotando bien y dejándolas escurrir hasta que se sequen. 
  2. Activar el sistema de autolimpieza del horno. Una vez activado, la puerta quedará bloqueada, por seguridad, hasta que la temperatura, que alcanzará de 470 ºC a 500 ºC, descienda. 
  3. Deja que el horno repose y se enfríe durante una hora, aproximadamente, después de la limpieza pirolítica. 
  4. A continuación, solo queda limpiar las cenizas que hayan quedado en la barra inferior con un trapo húmedo. 
  5. Por último, es preciso fregar la puerta por la parte interior del horno. Te recomendamos que lo hagas utilizando un desengrasante o cualquier otro producto específico de cocina, siempre pasando un paño humedecido, claro está.

Cómo limpiar un horno convencional

Si no tenemos la suerte de disponer de un horno con función autolimpieza, no queda otro remedio que hacerlo nosotros mismos. Y limpiar el horno será más fácil siguiendo estos siete consejos:

  1. Abrir las ventanas para ventilar la habitación antes de empezar la limpieza, ya que los productos para limpiar el horno contienen ingredientes tóxicos; por ello también se recomienda el uso de guantes de goma para proteger las manos.
  2. Lavar por separado los estantes del horno.
  3. Comprar un producto con una solución espumosa o espesa, para usarlo tranquilamente en las paredes del horno sin miedo de acumular mucho líquido en la base. En la mayoría de comercios venden productos específicos para la limpieza del horno.
  4. Limpiar las rejillas del horno, frotándolas con un estropajo metálico en las zonas más ennegrecidas, y después aclarar el producto usado.
  5. Retirar el producto de limpieza con paños o toallitas desechables. En el caso de las paredes del horno, retirar el producto con un paño que no sea áspero para no dañar el esmalte.
  6. Pasar por último un paño mojado en agua tibia para asegurarnos de que no quedan restos del producto limpiador.
  7. Realizar la limpieza del horno cada vez que lo usemos.

Trucos para limpiar el horno

Además de las formas tradicionales, existen varios trucos para limpiar el horno con ingredientes naturales que nos permiten ahorrar dinero y proteger el medio ambiente:

  • Limpiar el horno con sal. Se deben mezclar 250 gramos de sal con medio litro de agua. A continuación, extendemos la mezcla por toda la superficie del horno y lo dejamos actuar durante 15 o 20 minutos para después enjuagarlo con una esponja húmeda. Si al final queda algún olor, lo eliminamos aplicando medio litro de vinagre de vino blanco y 250 gramos de sal.
  • Limpiar el horno con limón. Sus propiedades antibacterianas y antisépticas ayudan a eliminar los microorganismos acumulados en el horno. Además, gracias a su refrescante olor, podremos disfrutar de un agradable aroma al terminar de limpiarlo. Debemos cortar dos limones por la mitad y exprimirlos. Después, introducimos el jugo en una cacerola y la metemos en el horno a 250 ºC durante 30 minutos. Finalmente, sacamos la cacerola y limpiamos el horno con un trapo.
  • Limpiar el horno con vinagre. La mezcla se debe hacer con vinagre de sidra de manzana y bicarbonato de socio. Una vez mezclados, hay que guardar los dos ingredientes en un pulverizador y, posteriormente, deebmos rociar la mezcla por las paredes del horno y programarlo a 120 ºC durante 10 minutos. A continuación, lo dejamos enfriar y retiramos los excesos de grasa con una esponja húmeda.

Si seguimos todos estos consejos sobre cómo limpiar el horno, no sólo nos durará más tiempo y nos ahorraremos reparaciones, sino que una correcta higiene creará un ambiente hostil contra las bacterias y los microorganismos. Ya puedes comprar un horno en una tienda online y disfrutarlo a tope.