etiquetado-energetico
25/05/2023

¿En qué consiste la etiqueta energética y por qué es tan importante?

La etiqueta energética presente en los electrodomésticos los clasifica en una escala de letras, desde la primera, la letra A, hasta la última, la etiqueta G en función de su eficiencia energética. De manera que los electrodomésticos que contengan la máxima calificación energética, consumirán mucha menos energía que los que cuentan con la etiqueta G, trasladándose directamente esta diferencia de consumo a los precios de las facturas mensuales.

¿Qué es y cuál es la función de la etiqueta energética?

Esta etiqueta energética es una pequeña placa o adhesivo con el que cuentan la mayoría de los electrodomésticos y que sirve para diferenciar a estos en función de su grado de eficiencia energética, es decir, produce divisiones en función del consumo de energía de los aparatos.

Por este motivo, aquellos electrodomésticos que cuenten con una calificación energética superior ayudarán a reducir las facturas de la luz en un volumen muy superior a los de la clase menos eficiente, además de suponer un menor impacto negativo con el medio ambiente.

La etiqueta energética, actualmente se divide en siete niveles diferentes, aunque, desde marzo del año 2021, se introdujo una nueva calificación energética por orden de la Unión Europea

Cambios en la clasificación energética de los aparatos electrodomésticos

A partir de marzo de 2021 se introdujeron cambios en sistema de etiquetado energético con el fin de poder identificar de manera más precisa los electrodomésticos de mayor eficiencia.

Antes de esa fecha, la eficiencia energética se medía mediante las letras A+++, A++, A+, A, B, C y D, desde marzo de 2021 se eliminan los niveles superiores, quedando una escala de 7 letras en orden decreciente en cuanto a la eficiencia energética, siendo: A, B, C, D, E, F, G.

Este cambio se produjo para disminuir la confusión entre las calificaciones energéticas superiores que oscilaban desde la A a la A+++, existiendo un amplio rango de eficiencia diferente contenida bajo una misma letra, lo que daba lugar a confusiones, pues, no todos los aparatos comprendidos en ese rango contaban con una gran eficiencia energética.

A raíz de este cambio, se reserva la letra A solamente para los electrodomésticos que son eficientes en su consumo de manera real, aunque la calificación energética A está reservada para la nueva generación de aparatos de máxima eficiencia, partiendo los más antiguos desde la B.

¿Es necesario que se incluya la etiqueta energética en todos los aparatos?

Desde el año 2022 todos los electrodomésticos nuevos deben contar con la etiqueta de calificación energética, para lo que se siguió el siguiente cronograma:

  • Desde noviembre del año 2020: Pese a que la nueva ley no había entrado en vigor, se comercializan electrodomésticos con los dos tipos de etiquetas.
  • En marzo de 2021: Se obliga a cumplir la normativa a lavavajillas, frigoríficos, lavadoras, monitores y pantallas.
  • En septiembre de 2021 se obliga también a bombillas y lámparas.
  • Desde en año 2022 se incluyen además en secadores y aparatos de aire acondicionado.

¿Qué información contiene la etiqueta energética?

Esta etiqueta incluye información acerca del electrodoméstico en cuestión, incluyéndose la información que se detalla a continuación:

  • Nombre del fabricante.
  • Marca y modelo del aparato.
  • Nivel de eficiencia presentada (la nueva escala A, B, C, D, E, F, G)
  • Código QR enlazado a la base de datos de la propia Unión Europea.
  • Información relativa al aparato.

Dependiendo del tipo de electrodoméstico del que se trate, se añaden una serie de datos informativos adicionales.

En frigoríficos

Se añaden los siguientes puntos extra:

  • Litros de almacenaje disponible para refrigerar.
  • Litros totales de capacidad del congelador.
  • Ruido emitido en el funcionamiento expresado en decibelios.

En lavadoras

Se añaden los siguientes puntos:

  • Capacidad máxima de carga para el modelo ECO.
  • Duración del lavado ECO en horas y minutos.
  • Consumo en litros del agua por ciclo.
  • Eficiencia que presenta el centrifugado.
  • Ruido emitido en decibelios.

En lavavajillas

Se añaden los siguientes puntos:

  • Consumo real en el modelo ECO en kWh.
  • Capacidad en modelo de lavado ECO.
  • Agua consumida en los lavados en modalidad ECO.
  • Tiempo de duración del programa ECO.
  • Ruido emitido en su trabajo en decibelios.

En aire acondicionado

Se añaden los siguientes puntos:

  • Consumo energético en función de la zona.
  • Capacidad refrigerante.
  • Capacidad calorífica.
  • Eficacia del aparato de aire estacional en frío.
  • Eficacia del aparato de aire estacional en calor.

En pantallas y monitores de imagen

Se añaden los siguientes puntos:

  • El consumo energético en el modo encendido en kWh si el aparato reproduce contenido HDR.
  • Dimensión, en diagonal de la pantalla, tanto en cm como en pulgadas.
  • Resolución en píxeles.