el horno no calienta
22/02/2022

¿Por qué el horno no calienta?

¿Has notado que tu horno no calienta o calienta menos que antes? En ese caso, ha llegado el momento de saber cuáles son las posibles causas de dicho problema y cómo se puede solucionar. Si quieres saber por qué el horno no calienta, estás en el lugar adecuado, ya que te vamos a dar las respuestas que necesitas para resolver este incidente.

¿Por qué el horno no calienta?

El hecho de que el horno no caliente se puede deber a causas externas, como un fallo en la alimentación eléctrica. Sin embargo, la mayor parte de las veces se debe a una de las siguientes causas internas:

La resistencia está dañada

La resistencia es el componente del horno que se encarga de conducir la electricidad. Su función consiste en frenar o atenuar el paso de la corriente eléctrica dentro de un circuito con el objetivo de evitar excesos de flujos eléctricos en el horno. Cuando la resistencia está deteriorada, oxidada o estropeada, deja de funcionar y, por lo tanto, no puede transformar la energía que le llega en calor.

Lo más habitual es que los hornos eléctricos tengan dos resistencias: una en la parte de arriba, que se encarga de gratinar, y otra en la parte de abajo, cuya función es hornear. En los modelos más avanzados, hay otra resistencia: un ventilador en la parte posterior que emite calor por aire. Este ventilador alcanza una mayor temperatura, razón por la cual es idóneo para cocinar productos que requieren elevadas temperaturas, como asados.

Para comprobar si la avería está en la resistencia, tienes que medir su continuidad con un tester y verificar si reciben 220 V de tensión para descartar que el problema se encuentre en el circuito eléctrico. Si no sabes utilizar un tester, puedes hacer la comprobación de otra forma: limpia el horno, enciende las resistencias a 60 ºC y verifica con precaución que se han calentado. Si las resistencias están frías, la causa del problema podría estar en el ventilador. Y, en caso de que una de las resistencias no caliente, tendrás que cambiarla siguiendo los pasos que te mostramos a continuación:

  1. Saca el horno quitando los cuatro tornillos de la puerta para trabajar más cómodamente.
  2. Desmonta la placa metálica trasera, que es donde se encuentran las resistencias. Si la resistencia que está dañada es la superior, tendrás que quitar la parte de arriba. Si es la inferior, tendrás que desatornillar la placa inferior.
  3. Comprueba la resistencia inferior desconectando los dos cables amarillos. Para asegurarse de que es la resistencia dañada, pon los terminales en el tester. Si emiten sonido, quiere decir que la resistencia funciona. En este caso, la avería se encuentra en otro lugar. Si no emite ruido, tendrás que sustituir la resistencia por una nueva.
  4. Comprueba la resistencia superior siguiendo el mismo proceso. Encontrarás un cable adicional amarillo con una línea verde. Desconecta los terminales y verifica el funcionamiento de la resistencia de la misma forma.
  5. Tras cambiar la resistencia averiada, deja las conexiones como estaban inicialmente.
  6. Ensambla de nuevo el horno y comprueba que funciona correctamente.

El ventilador está averiado

Si, tras realizar el diagnóstico previo, has comprobado que las resistencias están frías, el problema puede estar en el ventilador. En ese caso, tendrás que cambiarlo. Para ello, deberás desenchufar el horno y completar los siguientes pasos:

  1. Abre la puerta del horno y gira las placas que se encuentran en las dos bisagras
  2. Suelta las puertas de las bisagras
  3. Desmonta la placa metálica de la parte trasera
  4. Desconecta los cables que están conectados al motor del ventilador
  5. Desmonta la hélice interior
  6. Extrae el motor dañado y coloca el nuevo
  7. Pon la hélice
  8. Ensambla el aparato, enchúfalo a la toma de corriente y comprueba que funciona bien

El termostato no funciona

El horno cuenta con dos termostatos: el termostato general, que hace que el horno alcance la temperatura seleccionada; y el termostato de seguridad, que corta la corriente cuando se produce un sobrecalentamiento en las resistencias por un mal funcionamiento del termostato general. Para comprobar si el problema está en el termostato general, tienes que acceder al interior del aparato por la parte trasera del mando selector de temperatura. Mediante un tester, verifica la continuidad entre terminales al elevar la temperatura.

Para comprobar si el problema está en el termostato de seguridad, tienes que acceder al interior por la parte superior del aparato. Normalmente, si el termostato de seguridad se avería, hay que cambiar también el termostato general para que el problema no vuelva a aparecer. ¿Cómo? Lo primero, desconecta el horno. A continuación, sigue estos pasos:

  1. Desmonta la placa metálica de la parte superior
  2. Desmonta la rueda del termostato
  3. Desconecta los cables y la pieza dañada
  4. Coloca el nuevo termostato y conecta el cableado tal y como estaba
  5. Abre el panel trasero para colocar la sonda, que debe quedar en su posición inicial
  6. Monta la rueda de control, el panel trasero y la placa metálica de la parte superior
  7. Enchufa el aparato y comprueba que funciona correctamente

Ahora que ya sabes por qué el horno no calienta, estarás preparado para solucionar el problema por ti mismo. Y, si lo que necesitas es un nuevo horno, no dudes en consultar los modelos disponibles en nuestra tienda de electrodomésticos online.